Unable to create /cache/mod_novasfh/sfh_56.xml configuration file.
Click here for more information.
Please update your Flash Player to view content.
Catalán

Estudio de la Palabra

Es el estudio de Jesucristo en la Palabra de Dios. Este estudio nace del deseo y de la necesidad de conocer a Jesús para darlo a conocer. Nos hará hacer la experiencia que Jesucristo nos hace crecer en su Amor y avanzar en su seguimiento.
El fruto y eficacia del Estudio de Evangelio se recoge cuando se hace con una cierta continuidad y marcando un cierto itinerario de los aspectos de Jesús que queremos descubrir, estudiar, profundizar.

Ver anteriores

Propuesta de Lectio Divina personal (o en grupo)
Domingo XX de Tiempo Ordinario_Ciclo A_Mt15,21-28

(A) ORACIÓN

ORACIÓN

Señor,
enséñanos a saber escuchar tus palabras,
enséñanos a guardar tus palabras en nuestro corazón;
enséñanos a sentir tu presencia viva,
enséñanos a compartir con los hermanos,
enséñanos a escuchar a tu Espíritu...

Envía sobre nosotros el Espíritu Santo:
que nos dé un corazón capaz de escuchar y de acoger;
que nos conceda encontrarte en la Palabra que leeremos;
y que haga que esta Palabra se convierta en vida en nuestras personas.

(B) PASOS PARA LA MEDITACIÓN

1. LEE...

¿Qué dice el texto?

Atiende a todos los detalles posibles. Imagina la escena. Destaca todos los elementos que llaman la atención o te son muy significativos. Disfruta de la lectura atenta. Toma nota de todo lo que adviertas. Para la comprensión del texto te pueden servir los comentarios que te ofrecemos a continuación.

Texto (Mt15,21-28)

En aquel tiempo, Jesús salió de allí y se fue a las regiones de Tiro y Sidón. Y una mujer cananea salió de aquellos contornos y se puso a gritar: «¡Ten compasión de mí, Señor, hijo de David! Mi hija está atormentada por un demonio». Pero él no le respondió nada. Sus discípulos se acercaron y le dijeron: «Despídela, porque viene gritando detrás de nosotros». Él respondió: «No he sido enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel». Pero ella se acercó, se puso de rodillas ante él y le suplicó: «¡Señor, ayúdame!». Él respondió: «No está bien quitarle el pan a los hijos para echárselo a los perros». Ella dijo: «Cierto, Señor; pero también los perros comen las migajas que caen de la mesa de sus amos». Entonces Jesús le dijo: «¡Oh mujer, qué grande es tu fe! Que te suceda como quieres». Y desde aquel momento su hija quedó curada.

Comentarios:

La oposición de los fariseos y maestros de la ley hace que Jesús se retire y se dirija a territorio pagano (Tiro y Sidón), para hacer llegar la salvación a sus habitantes. El relato del milagro realizado por Jesús se ha convertido para Marcos, y más para Mateo, en un motivo para mostrar la llegada del evangelio a los paganos. El apelativo de cananea, que Mateo da a la mujer, designa en el Antiguo Testamento a los paganos; y lo mismo sucede con la palabra perro, que los judíos aplicaban de forma despectiva a quienes no pertenecían al pueblo elegido. Mateo subraya el diálogo entre Jesús y esta mujer pagana, que por tres veces solicita su ayuda, reconociéndole de palabra como Hijo de David (Mt 15, 22), y adorándole como Dios (Mt 15, 25). En este diálogo va apareciendo progresivamente la intercesión de los discípulos, la objeción de Jesús, enviado sólo a las ovejas de Israel, el tema del pan, relacionado con los relatos de la multiplicación, y sobre todo la fe de esta mujer, que contrasta con el rechazo y la incomprensión de su pueblo. Esta fe es, precisamente, la que hace posible el milagro.

A través de este relato Mateo responde a una situación concreta de su comunidad. Se dirige a los sectores que aceptaban con dificultad la entrada de los paganos en la iglesia, y apoyaban su postura en las palabras de Jesús: Dios me ha enviado sólo a las ovejas perdidas de la casa de Israel. Les recuerda que Jesús también se acercó a los paganos y descubrió en ellos una fe ejemplar (véase Mt 8, 10), anunciando con aquellos encuentros la conversión a la fe de todos los pueblos y su entrada en la iglesia (Mt 8, 11-13; 28, 16-20).

2. MEDITA...

¿Qué me dice Dios a través del texto? Atiende a tu interior. A las mociones (movimientos) y emociones que sientes. ¿Algún aspecto te parece dirigido por Dios a tu persona, a tu situación, a alguna de tus dimensiones?

Sugerencias:

“Hemos de aprender a abrir las puertas, los horizontes y el corazón al diferente”

“Hemos de acercarnos a los “no creyentes” y hacer una lectura creyente de sus necesidades”

  • ” Hijo de David “
  • ” Que suceda lo que pides “

3. CONTEMPLA Y REZA...

¿Qué le dices a Dios gracias a este texto? ¿Qué te mueve a decirle? ¿Peticiones, alabanza, acción de gracias, perdón, ayuda, entusiasmo, compromiso? Habla con Dios…

Sugerencias:

  • Siento mi pequeñez y mi debilidad, però Tú,

Señor, puedes hacer grandes cosas con elles.

Aumenta mi Fe!

4. ACTÚA...

¿A qué te compromete el texto? ¿Qué ha movido la oración en tu interior? ¿Qué enseñanza encuentras? ¿Cómo hacer efectiva esa enseñanza?

5. COMPARTE...

Si la Lectio se hace en grupo, podéis compartir con sencillez lo que cada uno ha descubierto, para enriquecimiento del grupo.

6. DA GRACIAS...

Puedes acabar este momento con una oración: expresa a Dios lo que has vivido, dale gracias por lo que te ha manifestado, y pide al Espíritu que te haga pasar de la Palabra a la vida.

Te damos gracias, Padre, por este momento de oración,
por todo lo que nos has hecho llegar con tu Palabra.
Que todo lo que hemos recibido no quede inerte dentro de nosotros,
sino que crezca para poder ser transmitido a los demás.

Fuente (comentarios y sugerencias): http://www.siervas-seglares.org

Infórmate

Hazte amigo nuestro en el

Síguenos en el

Seguir a webdepastoral en Twitter

Comparte este artículo