Unable to create /cache/mod_novasfh/sfh_56.xml configuration file.
Click here for more information.
Please update your Flash Player to view content.
Catalán

¿Ituké?

Escogió también el Señor a otros setenta y dos, y los mandó delante de él, de dos en dos, a todos los pueblos y lugares a donde tenía que ir. Les dijo: “Ciertamente la mies es mucha, pero los obreros son pocos. Por eso, pedidle al Dueño de la mies que mande obreros a recogerla". (Lc 10, 1-2)

Materiales para reflexionar y rezar sobre el sentido de la pròpia vida y sobre la pròpia vocación en el mundo y en la Iglesia.

Ver anteriores

“Dios sigue llamando, pero muchos jóvenes no lo escuchan”


-¿Crees que Dios sigue llamando a los jóvenes?

-Claro que sigue llamando –responde Maribel, joven religiosa salesiana. ¿Y sabes qué creo? Y te lo digo desde mi paso por la Universidad en estos momentos. Creo que muchos jóvenes no lo escuchan porque no lo conocen, porque nadie les ha hablado de Dios o porque cuando se habla de Él, les presentan un Dios que no merece la pena, un Dios que te hace infeliz, que te quita el placer de vivir y que te ata a una religión que solo pone trabas a tu vida. Y sin embargo, yo descubro mucha inquietud en muchos jóvenes que se consideran ateos o antirreligiosos.

También hay jóvenes que viven en un ambiente propicio para escuchar su llamada, pero aunque la escuchan, se quedan ahí, haciendo un poco oídos sordos porque tienen miedo al compromiso. Pienso que también un factor importante es la necesidad que tienen nuestros jóvenes de encontrar en su vida adultos que sean referentes para poder escuchar con claridad esa llamada y para acompañarla.

-¿Qué le dirías a un chico o una chica que se estuviera planteando la vocación a la vida consagrada?

-Le diría en primer lugar que no tenga miedo de escuchar su interior, de escuchar eso que está irrumpiendo en su vida y que seguramente la está poniendo del revés. Y en segundo lugar, que busque a alguien que pueda acompañarle en su discernimiento. Siempre es necesario confrontar con otra persona que pueda ayudarte a clarificar.  Pero sobre todo le diría, que merece la pena correr el riesgo, ¡os lo aseguro!

¿Y tú qué?

-¿Eres de los que sienten la llamada y la escuchan? ¿O te cuesta, o no quieres, escucharla?

-O quizás eres una persona que ya ha hecho su opción fundamental. En ese caso, ¿crees que eres un referente para que los jóvenes sientan la llamada y miren de responder a ella?

Infórmate

Hazte amigo nuestro en el

Síguenos en el

Seguir a webdepastoral en Twitter

Comparte este artículo